viernes, 17 de noviembre de 2017

BAKEA ETA ONA!, FRANCISCO DE ASIS, PAZ Y BIEN HOY 15 DE NOVIEMBRE POR LA TARDE Y SIEMPRE


(Poema declamado en el Recital del Ateneo de poetas  del  Colegio  Mayor Universitario Ayete)

BAKEA ETA ONA!, FRANCISCO DE ASIS, PAZ Y BIEN HOY 15  DE NOVIEMBRE POR LA TARDE Y SIEMPRE
INTRODUCCIÓN:
Perdonad que os  confíe algo  muy personal:
Hoy mismo, a las  siete  menos diez, la  brisa  de la  mañana despertaba  en mi rostro dormido recuerdos de Arántzazu, mientras iba a predicar por aquí cerca[1]. Y he pensado, -¡qué fuerte!, no me acostumbro- en la cercana Eucaristía. Son tiempos recios y convulsos. Ante el universal dolor la amable pregunta habitual:-“¿todo bien?”, suena casi a insulto en forma de tópico. Por eso yo pedía al de Asís que me ayude en mi oración a descubrir qué más podemos poner de nuestra parte para recuperar el bien que escasea y la humanidad tanto anhela. Venía, hecha plegaria recurrente, a mi cabeza la vieja y simple tonada de Mecano:

Hermano sol
hermana luna
que nada nunca me separe de los dos
Hermano sol
hermana luna
que nada nunca me separe de mi Dios

Paz y Bien, Francisco de Asís, Bakea eta Ona!
¡Ruega por nosotros, otoitz gure alde, poverello, mendigo de Dios, millonario de Amor que se da sin medida;  llena nuestros corazones mezquinos, millennials, mileuristas pensionistas, consumistas…!
Sí, hoy, precisamente esta noche oscura y luminosa, porque es quince de noviembre, en el año Dos mil diecisiete, aquí desde las ocho postmeridian.

Paz y Bien, Francisco de Asís, Bakea eta  Ona!
Admíteme en tu corro de fratelli y pide al Santo Espíritu que me ponga a girar y cuando digas stop!¡ ¡para!, geldi! ¡quieto ahí!, ruega que después camine sin pausa; sin más dirección que la marcada por mi Único Señor, sí, el que obedeció hasta la muerte y no cualquiera,  sino muerte de Cruz,… ya sé que Google Maps no ha registrado esta ruta y los GPS con solo nombrarla enloquecen, porque suena a escándalo a los unos y necedad a los otros, políticamente incorrecta,  para los que no saborean la  perenne docta ignorancia del Calvario.

Paz y Bien, Francisco de Asís, Bakea eta  Ona!
Quiero llevar tu saludo que sosiegue los zumbidos de panales y avisperos agitados por los odios y discordias.

Aizu!, ¡Eh! Francisco, Hey! Mi poverello de Asís

Déjame cantar contigo:
“¡Hazme instrumento de tu paz!
Quiero entonarlo con gritos silenciosos…
“Donde haya odios siembre amor
Donde haya injuria perdón!”

Quiero vocearlo por Corea, Siria, Irak, Zimbabue, en las cárceles de Cuba y Venezuela, en Yemen, Irán, Palestina, Afganistán, y más que nunca por la ramblas de la ciudad Condal, y en los estadios repletos de hooligans, en todos los parlaments y parlamentos, en la cámara de los lores y en todas las asambleas… Y ¿en los pasillos de Ayete, Olarain, las terrazas de Jaizkibel, en la Compañía de María[2] y los universitarios pisos...? -¡que todo podría ser- aunque pongamos cara de buenos! Y. en el Cuélebre, Munto y hasta en el Molly Malone[3], los txokos y sociedades, en Ibaeta  bajo los soportales y en la bendita cafetería de TECNUN…; o en Lo Viejo[4],  y las zonas… esos jueves entre el fragor del pintxo-pote[5] que intensifica volumen, tonos de voz chillones  y alienta el rajar con frecuentes discusiones... ¿bizantinas? Desarma, Francisco, las violentas, insidiosas y envenenadas palabras.

Paz y Bien, Francisco de Asís, Bakea eta  Ona!
¡Vamos al Mediterráneo pertrechados de chalecos salvavidas! Vaciemos de cerebros huecos y corazones helados los cruceros blancos impolutos de Halcón, el Corte. Inglés, Ecuador, Pullmantur, Marsáns... Aguardan en las listas de espera cientos de miles: mujeres, hombres, y niños, ateridos por el frio y los engaños mafiosos. Suena el silbato: “¡Pasajeros refugiados, todos a bordo: No corran... Los últimos, en primera: ocuparán mil lujosos camarotes. Los salones alfombrados chapados en parqués de fina caoba anhelan vuestras danzas, risas y cantos! ¡A bordo, por favor, sin agolparse hay sitio para todos!“
Europa se ha hecho vieja, salvo honrosas excepciones, un poco cínica, hipocondríaca, endogámica, anancástica, neurótica, artrósica, burocrática, psicorígida, bulímica, robótica, androide, háptica manca de manos de carne que se tiendan en ayudas y caricias... ¡Amigos Sirios: please, enseñadnos a bailar!

Paz y Bien, Francisco de Asís, Bakea eta  Ona!
Acércate a Birmania y convence a los budistas de Myanmar que vacíen si quieren  sus egos pero no los territorios expulsando a los rohingyas… ¡y van ya tres mil muertos o más… cuatrocientos mil  refugiados...!

Paz y Bien, Francisco de Asís, Bakea eta  Ona!
Sin ir más lejos, convénceme primero a mí y enséñame a orar, cura mi ego, dame tu saludable empujón... descéntrame de esa órbita personalista tan tóxica para los que queremos servir sin ser servidos. Detesto ser Narciso hipnotizado ante el espejo del propio lago: -“que no busque ser querido sino amar”, “que no busque ser comprendido... ¡Hazme empático… Quiero comprender...!”

Paz y Bien, Francisco de Asís, Bakea eta Ona! Paz y Alegría,  Bakea eta Alaitz!
Y a todos  mis colegas: miremos al Dios Niño en tu pesebre de Greccio, nuestro primer Nacimiento; y las llagas de tu Cristo  el de san Damián y la Iglesia destruida que te movió al radical compromiso.
Aprendamos  a girar alrededor del Espíritu, tan Santo, que  impele a salir, elevando nuestros  ojos al cantar, sí,  precisamente este himno:

“Loado seas por toda criatura, mi Señor,
y en especial loado por el hermano sol,
que alumbra, y abre el día, y es bello en su esplendor,
y lleva por los cielos noticia de su autor”.

Paz y Bien, Francisco de Asís, Bakea eta Ona! Paz y Alegría,  Bakea eta Alaitz!
Rebaja ya mi ego y el de los demás pastores, docentes, empresarios, directivos, monitores, asesores, inversores, auditores, comisarios y políticos; ahuyenta los demonios tercos, endogámicos, impositivos, despóticos, centrípetos… aquellos diablos de la idea tan propia y genial que todos los demás “han de seguir” sin rechistar, quiéranlo o no, eso sí; moviendo hilos y conspirando estrategias desde la oscuridad y el secreto. Manipulando la opinión pública y la privada para que las  imposiciones parezcan surgir espontáneas de las bases:

no busque  ser querido sino amar
no busque ser comprendido sino comprender;
Porque dando es como recibimos;
perdonando es como Tú nos perdonas;
y muriendo en Ti, es como nacemos a la vida eterna”.

Paz y  Bien, Francisco de Asís, Bakea eta Ona, Paz y Alegría Bakea eta Alaitz:
Ayúdame a sembrarlas en las aulas, departamentos, laboratorios, talleres, conservatorios, marquesinas, cocinas, hospitales, los estadios y comercios, sobre los azules círculos[6] del aparcamiento de TECNUN; al surcar los pasos- cebra… pisando con humilde firmeza esas líneas blancas que resaltan sobre el asfalto tan negro, siendo minúsculo peatón que pregone:”¡Paz y Bien; Bakea eta Ona,  Paz y Alegría , Bakea eta Alaitz, Francisco de Asís!” Y  también en los  contenedores al verter desechos, cada uno en su lugar, amarillo, verde,  azul, y  ocre… Piense yo global y  actúe local,  mirando al Cielo contigo  mientras alabamos al  Señor: ¡Laudato si! Junto al buen Papa Francisco…:
“por la hermana tierra, que es toda bendición,
la hermana madre tierra, que da en toda ocasión
las hierbas y los frutos y flores de color,
y nos sustenta y rige: ¡loado, mi Señor!”

¡Paz y Bien;  Pax el Bonum, Pace e Bene; Bakea eta Ona, Peace and Good, Paz y Alegría, Bakea eta Alaitz,  Francisco de Asís, hoy quince de noviembre, ahora y siempre!

Rafael  Hernández  Urigüen, Donostia, San  Sebastián, 15 de noviembre de  2017




[1] En la presentación recordé a Iñaki Beristain, franciscano de Arántzazu, fallecido a comienzos del último otoño a causa  de un cáncer fulminante a finales de verano, Iñaki organizaba las marchas al Santuario celebradas a lo largo de los años para los sábados  anteriores al Domingo de Ramos.

[2] Colegios  Mayores  y residencias  universitarias  de  Donostia-San Sebastián

[3] Bares frecuentados por estudiantes de la universidad

[4] Popularmente se denomina así al casco urbano antiguo donostiarra.

[5] Un pintxo, en el País  Vasco  es el  equivalente a banderilla o tapa en castellano, acompañados por una bebida a precio económico los jueves por la tarde-noche. Costumbre  que  se puso  de moda desde la  crisis  económica  de 2007.

[6] Delante  de TECNUN (Escuela Superior de Ingeniería  de la Universidad  de Navarra), se estaba  experimentando la transformación del estacionamiento para vehículos transformándolo  en zona peatonal. Para distinguirlo se pintaron círculos concéntricos azules. Esta iniciativa fue muy comentada tanto por los  estudiantes  como por los profesores y PAS.

jueves, 10 de noviembre de 2016

Al Tilo que se deshoja lentamente, hoy martes, ocho de noviembre, entre Lazkano y Ayete. (Recital de poemas, Colegio Mayor Ayete, 8 de noviembre de 2016)
















Al Tilo que se deshoja lentamente, hoy martes, ocho de noviembre, entre Lazkano y Ayete

Buenas  noches:  confieso que cada alba, camino de la primera Misa, me encuentro más conmovido y turbado por la elocuencia de un árbol. ¿Os importa que lo cuente?


¡Hola, Kaixo, hello, hallo, tilo hermano!: te me entregas generoso entre  Ayete y  Lazkano.


Te deshojas, alfombrando de amarillo la acera, lenta, pausada, discretamente
en la esquina  luminosa  donde  convergen los paseos de Lazkano y Ayete.


¡Hola, Kaixo, hello, hallo, tilo hermano!: te me entregas generoso entre  Ayete y  Lazkano.


Permites  hollar  blando y desprendes los aromas  que evocan  ese otoño casi eterno
a los pasos  sigilosos de los hombres, las mujeres  y  los niños bulliciosos  dirigiéndose al invierno.


¡Hola, Kaixo, hello, hallo, tilo hermano!: te me entregas generoso entre  Ayete y  Lazkano.

 En contraste  con los árboles  que desprenden hojas  secas ¡Qué distinto  su sonido! 

Ellas  caen desde los  plátanos provocando estrepitosos  chasquidos.
¡Cuántos  tontos sobresaltos, atávicos  temores!, a los que  de noche   avanzan pisando desprevenidos.

Su corazón  se altera en supersticioso Halloween, surgen antiguos fantasmas y huyen despavoridos.


¡Hola, Kaixo, hello, hallo, tilo hermano!: te me entregas generoso entre  Ayete y  Lazkano.


Tú, mi tilo de la esquina  fuente de paz, humildad  y elegancia
que en primavera regalas  tus flores  de penetrante  fragancia.

Las  mismas  que los neuróticos ingieren como infusiones
para  atajar los   insomnios y calmar sus corazones.


¡Hola, Kaixo, hello, hallo, tilo hermano!: te me entregas generoso entre  Ayete y  Lazkano.

Pero, ¡Ay!,  árbol  querido mientras  tú  de ti mismo desprendes tus adornos y apariencias
nuestro tiempo sigue en guerra,  mundial Tercera, según Francisco,  y a plazos;
porque el  viejo orgullo humano, los odios, ambiciones, injusticias,  y violencias
maltratan a los más  débiles, aniquilan  vida  humana,  reducen lo bello a pedazos.

¡Hola, Kaixo, hello, hallo, tilo hermano!: te me entregas generoso entre  Ayete y  Lazkano.

Mi árbol noble, necesitamos  la paz en Siria, Irak...; y los  niños aplastados  por las  bombas levantan sus  gritos  denunciando  genocidios.

Ya  basta  de  oídos sordos, de intereses  bastardos,  dejemos  las cobardías  y acudamos  poniendo  en primera  línea  coalición de corazones.

No van  a salvar sus vidas  ni Hillary  la abortista  ni Donald con su discurso  xenófobo histriónico ni  Europa con sus suicidios.

Aprendamos de tí, tilo,  a entregarnos día a día  desprendiéndonos de todo y alfombrando nuevos suelos que  permitan liberarse a las  esclavas naciones.

¡Hola, Kaixo, hello, hallo, tilo hermano!: te me entregas generoso entre  Ayete y  Lazkano.

Tilo, amigo, déjame  que te  trasplante, sólo por unos días,  al Congreso de los Diputados para  que sus señorías descubran en tus ramas y en tus hojas  entregadas,
que  el bien común  no se obtiene con pataleos, bravatas, insultos, inculpaciones, ni de rufianes reproches,
sino con la humilde vida que se entrega  día a día desprendiéndose  en mil flores y palabras  verdaderas sosegadas…,
alfombrando los caminos  con las hojas  de un trabajo  silencioso que facilite a los  débiles  amanecer de sus noches.


¡Hola, Kaixo, hello, hallo, tilo hermano!: te me entregas generoso entre  Ayete y  Lazkano.


Tilo bello en tu desgaste, al mirar tus  ramas altas  y esas hojas en declive  ruego al que  te creó  que me mueva a desprenderme de mi ego y de mi vida, 
de los éxitos y planes  para  salir de mí mismo,  alfombrando el duro suelo a quien ayuda me pida.

¡Hola, Kaixo, hello, hallo, tilo hermano!: te me entregas generoso entre  Ayete y  Lazkano.

¡Gracias, Eskerrik asko, ahora  y siempre por donarte hasta la muerte!





Rafael Hernández Urigüen, San Sebastián, Donostia, 8 de noviembre de 2016


jueves, 21 de abril de 2016

Baga biga higa, Kaixo!, ¡hola!, hello!, Capital de la Cultura Donostia, un 23 de enero






Baga biga higa, Kaixo!, ¡hola!,  hello!, Capital de la Cultura Donostia,
un  23 de enero
(Poema leído en el Recital del Colegio mayor Ayete el  2 de febrero de 2016)

Introdución: ¡Capital de la cultura! Esta mañana a las  siete menos cuarto camino de la Ciudad para celebrar Misa, un mirlo trinaba ya desafiando el silencio del amanecer:

“Blackbird singing in the dead of night
Take these broken wings and learn to fly
All your life you were only waiting for this moment to arise”,
de Beatles sonaba en mis oídos y con turbación serena he rezado: ¡Señor! ¿somos conscientes de esta grave responsabilidad? ¡Donostia… Capital de la Cultura Europea! 

Aquí estamos, es de noche, pero la esperanza rebrota con vuestra esforzada presencia. Entonces, ¡sí! Es posible,  ya ahora,  una realidad gozosa.


Baga biga higa, Kaixo!, ¡hola!,  hello!, junto con  Adele y Laboa,  te saludo Capital de la Cultura Donostia,  un  23 de enero

Donostia bella Easo, arma tiro pum, tantos años mil violencias padeciendo,
Con olor a sangre, amenazas de mensajes  y extorsiones  por  las hachas las culebras  las torturas y  secuestros.

Miraste para otro lado  hasta que  en los pueblos de tu entorno la basura selectiva apestaba sin remedio.

¡Ay capital europea!  Reaccionaste temiendo que Bruselas rechazara  subvencionar el evento.
Castigaste con los votos  a los que inmisericordes plantaban en  las farolas pestilentes  basureros.

Baga biga higa, Kaixo!, ¡hola!,  hello!, junto con  Adele y Laboa,  te saludo Capital de la Cultura Donostia,  un  23 de enero

Ahora  tiendes un puente de luces,  megafonía  y pantallas sobre el río.

Escenificas  encuentros, convivencia entre viejos enemigos
que no han entendido por qué  correr desde las orillas a abrazar al desconocido.

Quizá porque no se sientan ni siquiera ya ofendidos,
o piensen que maltratarse sea servir al partido.

En  sokatira  levantan las pantallas laterales
y proyectan las imágenes de su amor,  sus conflictos y crueldades

Baga biga higa, Kaixo!, ¡hola!,  hello!, junto con  Adele y Laboa,  te saludo Capital de la Cultura Donostia,  un  23 de enero

 “No entendemos el evento”  gritan unos  y la crítica se extiende.
“Es que no se ve  muy  bien”  explican otros  a los que nada comprenden.

Hans Cereza  considera que ha arriesgado  en  el formato,
aunque  obedeció del todo  a los que  le encargaron el acto
Pero tú  gure  Donostia ¿Qué dices  de ti ahora?
¿Te entiendes  preciosa Easo?

Vamos a empezar de nuevo ¿seguimos a Mikel Laboa?
¿cantamos marcando el paso?

Baga biga higa, Kaixo!, ¡hola!,  hello!, junto con  Adele y Laboa,  te saludo Capital de la Cultura Donostia,  un  23 de enero

¿Que les falta a estos puentes para propiciar  los encuentros?  
¿Por qué  muchos no entienden el sentido del evento?
Comunicarse es amar, el amor pide perdón.

Sólo obsequio es perdonar, nunca una imposición.
La verdad lo facilita si se recuerda completa.

Las culpas se reconocen o se enrocan en las grietas.

Baga biga higa, Kaixo!, ¡hola!,  hello!, junto con  Adele y Laboa,  te saludo Capital de la Cultura Donostia,  un  23 de enero

La historia fue como fue y no admite maquillajes.
Se señalan las ofensas  para abrirlas con drenajes
que dejan correr el pus hasta que limpie la herida.

Y a partir de esa terapia brota de nuevo la vida
expulsando los demonios y ahuyentando los  fantasmas.

Se vigorizan las almas y se retiran las armas.
Inermes del odio y mentiras  ¡donostiarras a abrazarse!
La cultura no es adorno   necesita  exorcizarse.


Baga biga higa, Kaixo!, ¡hola!,  hello!, junto con  Adele y Laboa,  te saludo Capital de la Cultura Donostia,  un  23 de enero

Un Ángelus convoca la sirena al mediodía:
¡elevad ya vuestros ojos mirad a Santa Maria!

Y al final de la jornada entre la niebla y la noche
preside la Madre el coro armonizando las voces.

Allí el Orfeón aúna  el pluralismo sinfónico
y  junta dispares notas  conjugando un todo armónico.

Baga biga higa, Kaixo!, ¡hola!,  hello!, junto con  Adele y Laboa,  te saludo Capital de la Cultura Donostia,  un  23 de enero

Regresemos  a  los puentes  renovando la concordia.
Desde  lo alto de Urgúll,   El todo  Misericordia
bendice   incesantemente  con su Corazón abierto,
y muestra  sin reticencias la cultura del encuentro.

Baga biga higa, Kaixo!, ¡hola!,  hello!, junto con  Adele y Laboa,  te saludo Capital de la Cultura Donostia,  un  23 de enero

Rafael Hernández Urigüen, San Sebastián-Donostia, 2 de febrero de 2016